Hojas de Cálculo
Contador de accesos.
Excel


Introducción.

    El uso de hojas de cálculo requiere de un programa específico para manejarlas. En nuestro caso será EXCEL, pero cualquier otro valdría igualmente.

    Como siempre, en primer lugar deberá cargar la aplicación de manejo de las hojas, buscando desde el botón de inicio, en el apartado de programas, el que tenga en su ordenador.
 

    En el caso mostrado en la imagen se trata de la versión de Excel 2000 sobre Windows 98 2ª Ed., pero valdría cualquier otra.

    Una vez hecho esto, y tras la carga del programa y la presentación de los anagramas comerciales, dispondrá de un entorno de trabajo como el que muestra la figura.
 

    Como todas las aplicaciones Windows, esta dispone sobre la barra superior de las opciones del menú principal desde el que se podrá acceder a todas la posibilidades de la misma. Submenús desplegables irán conduciendo hasta la acción requerida. Bajo esta barra de texto se encuentra una, dos o mas barras de iconos que permiten acceder mas rápidamente a las opciones mas comunes, que se usan mas a menudo, para economizar el tiempo de buscarla.
 

    En la grafica pueden verse las opciones ligadas al menu principal "Formato·, y como dentro de el algunas pueden a su vez desplegarse en mas (poseee un triangulo negro a su derecha) como es el caso de "Hoja". Ademas puede ver que las opciones que no estan disponibles en cada momento, aparen en gris (en este caso "Mostrar...").

    La última de las barras de herramientas de la zona superior muestra las coordenadas de la celda en la que se encuentra el cursor en ese momento y a la derecha la zona de edición del contenido de las celdas. En esta última pueden verse y modificarse, las fórmulas de cálculo y no sus resultados que será lo que muestren las celdas.
 

    Puede observar a la izquierda la coordenada de la celda activa en este momento, la B20, y su contenido a la derecha. En este caso se trata de una formula, con la estructura que puede verse, y corregirse sobre esta región, mientras que en la propia celda tan solo aparecerá el resultado de la misma. Esta barra no debe ser eliminada, ya que su utilidad es innegable.

    Sobre este entorno, todo el trabajo radica en colocar los datos, etiquetas, fórmulas, etc ... , en alguna de las celdas que componen la hoja, y que se denominan por la letra de la columna sobre la que se encuentran y el número de fila que ocupan. En la figura la casilla que contiene el cursor en forma de cruz blanca vacía, está en la columna C y la fila 6, por lo que su de referencia será C6. Con respecto a lo que pueden contener las celdas vamos a usar tan solo 3 de sus posibilidades:
 
Números. Cualquier combinación de dígitos, separador decimal y signo menos (1234567890 . -). Tras la introducción del dato quedan justificados (alineados) a la derecha de las celdas (siempre que no hayamos cambiado el formato de las mismas).
Fórmulas. Empiezan con un signo igual (=).
Etiquetas o literales (también llamados alfanuméricos). Todos las demás combinaciones. Al finalizar la introducción de su contenido quedan justificadas a la izquierda. Este detalle permite comprobar que los números introducidos no contienen símbolos inadecuados como un separador decimal incorrecto (el "." punto por la "," coma, o al revés) o letras por dígitos (la "O", letra o mayúscula, por el "0" cero).

    No formatee las celdas hasta haber finalizado el trabajo de programación de la hoja y comprobado que todo funciona correctamente.

    Con esta sencilla introducción ya puede empezar a construir su primera aplicación sobre una hoja de cálculo.



Ultima modificación: 16-XII-2001.